Emociones y Trabajo

Está mal visto socialmente “ser una persona emocional”, es decir, a alguién que se deja guiar (que no llevar) por sus emociones se le tilda de “blando”, y despectivamente yo he oido decir: “es un nenazas”, “un padrazo” o cosas peores.  No digamos ya en el ámbito empresarial. La persona que muestra sus emociones en el[…]