Resumen charla-taller “La crisis desde la Psicología Positiva”

En la charla-taller del pasado jueves 20 de octubre, tenía principalmente tres objetivos:

1) Pasármelo bien, básicamente porque si yo no me lo pasaba bien, no conseguiría que los demás lo hiciesen 🙂

2) Que los asistentes disfrutaran

3) Que todos aprendiésemos algo para llevárnos a casa

Yo me lo pasé genial y aprendí mucho. Y muchos de los asistentes creo que también. Aquí teneis las diapostivas que usé para este evento.

El mensaje que quise transmitir era en primer lugar, que la psicología positiva es psicología científica, que retoma el estudio de algo que ya era su objetivo a principios del siglo XX: mejorar la vida de las personas “normales” potenciando aquellos aspectos de su conducta, pensamientos, y emociones, que interactuando con el entorno, le sirven para adaptarse y desarrollarse como persona, contribuyendo a su bienestar físico, mental, y social (y puede inspirar a la gente que le rodea). Esta perspectiva de la psicología es impulsada por Martin Seligman en sus inicios.

Dije también que la psicología positiva no tiene soluciones mágicas para las crisis, y que de hecho esta crisis la ve como lo que es, una crisis galopante que está deteriorando la vida de muchas personas que no estaban preparadas (intelectual y/o emocionalmente) para esta situación, pero que la psicología positiva nos brindaba una serie de herramientas que usadas correctamente, con paciencia y perseverancia, nos sirven para mejorar nuestra situación poco a poco (y siempre en la dirección que elijamos).

Hablamos en esta ocasión, de optimismo inteligente y emociones positivas. Con respecto al optimismo, dije que tanto el optimismo como el pesimismo es una “distorsión” cognitiva de la realidad, puesto que ningún ser humano puede ver la realidad tal como es, sino a través de la construcción analógica que realizan nuestros cerebros, y filtrando además por creencias, valores, expectativas, experiencias, cultura, ilusiones, etc. Para mí no existe la persona “realista” sino el “constatador de hechos” puesto que una vez ponemos valoración subjetiva a esos hechos estamos distorsionando la realidad con nuestra perspectiva, que por supuesto desde ella, tendremos razón, nuestra razón.

La psicología positiva ha descubierto que la “distorsión” optimista inteligente (la que es consciente de los problemas y los obstáculos que vivimos, y aun así espera lo mejor) es la más eficaz de cara a una vida más satisfactoria para la persona, puesto que el optimismo inteligente nos dispone a ACTUAR (con mayúsculas) para prevenir y superar los obstáculos antes y después de que aparezcan, activándonos para perseverar hacia nuestro objetivo o meta. Para ello, hablamos de que debemos tener metas alineadas con nuestro estilo personal, con nuestro talento natural, el cuál hay que descubrirlo trabajando intensamente sobre nosotros mismos (reflexión y autoconocimiento) si es que lo desconocemos (que suele ser lo habitual).

Hablamos de felicidad un poco por encima, diciendo que la felicidad es un concepto amplio, global, que supone una valoración positiva de nuestra vida, en general, y a pesar de los problemas y vicisitudes que vivimos todos en mayor o menor medida. Para contribuir a este bienestar subjetivo que supone la felicidad, una de las cosas que podemos hacer es fomentar las emociones positivas (aunque no hay emociones buenas o malas, ya que todas tienen una función adaptativa). Hablamos en primer lugar de eliminar estados de ánimo negativos crónicos (ira, ansiedad, tristeza, pesimismo, etc.), así como los estímulos negativos que provocan o facilitan esos estados de ánimo negativos (evitar a las personas tóxicas o no darles conversación, no ver el telediario -solo dan las peores noticias del día-, evitar el lenguaje negativo, etc.).

Seguimos hablando de cómo facilitar las emociones positivas, cuidando el cuerpo y la mente -todo es uno-. Debemos hacer ejercicio físico aeróbico, al menos media hora, casi a diario. Nuestra alimentación debe ser equilibrada, evitando aquellos alimentos desnaturalizados industrialmente. Descansar, escuchar música, sonreir mucho, usar un lenguaje positivo, etc.

Finalmente hablamos que para conseguir algo debemos poner en marcha el método MTC (¡Mueve Tu Culo!), es decir, actuar, llevar a la práctica (no olvidemos que acumular conocimiento y no ponerlo en práctica sirve de bien poco). Para ello yo recomendaba empezar teniendo un PEP (Plan Estratégico Personal). El PEP es como un mapa de ruta, en el que marcamos un camino. ¿Cuál? El nuestro, el que está alineado, relacionado, y encaja con nuestro talento natural, con aquello que se nos da bien hacer sin esforzarnos demasiado. Esto no es fácil de descubrir en la mayoría de las veces, pero merece la pena el esfuerzo (a mí me costó una año, por ejemplo). Debemos ponernos plazos de consecución, pero sin agobiarnos, sin presionarnos excesivamente para no generarnos ansiedad, y con licencia para hacer cambios o algunas modificaciones por el camino. Algunos de esos objetivos deben ser desarrollar ese talento natural, porque una cosa es tenerlo y otra exprimirlo y sacarle jugo para nuestro beneficio y el de los demás, claro está.

Para finalizar, leimos todos en pie, al mismo tiempo, y con mucha energía,  la famosa frase de Albert Eisntein (con una pequeña adaptación que hice): “La verdadera locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”.

Antes de despedir este Post, quiero agradecer la asistencia a todos los que vinísteis (entre 25 y 30 personas), y a los que no pudistéis asistir deciros que no os preocupéis, haremos más y mejores eventos. La foto que aparece en la cabecera de este post es cortesía de Paco Bolós, y fue tomada unos minutos antes de comenzar. Como dice la gran Maty Tchey (se te echó de menos, amiga) convertí el miedo escénico en vértigo alucinante.

Hasta pronto!

2 comentarios en “Resumen charla-taller “La crisis desde la Psicología Positiva”

  • Enhorabuena Juan Pedro por el artículo. Sobre la charla no puedo decir lo mismo porque Puerto Sagunto me quedaba un poco lejos…
    Sin duda “das en la tecla” sobre cuestiones clave acerca de la felicidad de las personas. Muchas gracias por tus aportaciones
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *