No somos nadie.

La frase que da título a esta entrada, la oimos siempre cuando asistimos a cualquier óbito. Detrás de esta frase siguen otras, como “en esta vida estamos de paso”, o “esta vida es una mierda”, o “esta vida es una mentira”, o “nacemos para morir”, o “hay que disfrutar mientras se pueda” o … pongamos cada uno la nuestra. Todas ellas se refieren, pienso, a la finitud de la vida, que aunque sabemos que es así, nunca usamos ese conocimiento para poner en valor nuestra vida diaria. En la última misa obituaria que he asistido, me quedo con una frase que dijo el sacerdote que me gustaría desgranar y darle un enfoque práctico y apoyo desde la psicología positiva. La frase es “No debemos prepararnos para morir, debemos prepararnos para vivir”.

A primera vista parece muy simple “debemos prepararnos para vivir” significa que hay que vivir y no estar pensando en la muerte como algo que nos atormente y no nos deje vivir razonablemente agusto. Ahora bien, yo creo que debemos ir más allá y tratar de exprimir la frase hacia el lado positivo, y no hacia el lado negativo como algunas personas entienden (y que erróneamente creen que es el lado positivo), cuando piensan algo como esto: “como me voy a morir igualmente, ¿para qué voy a cuidar mi salud?, entonces fumo, bebo, como (de comer) con los excesos que me de la real gana, y eso que me llevo por delante, es decir, ¡hay que vivir, y que me quiten lo bailao!”.

Personalmente, pienso que se puede vivir bien igualmente con respecto a los placeres físicos naturales (comida, bebida y sexo) pero de manera equilibrada, porque ya decía Aristóteles, en su Ética a Nicómaco, que la virtud está en el equilibrio, no en los excesos (o defectos). Mucho cuidado con los placeres físicos no naturales, como las drogas (por cierto el tábaco es una de las drogas más adictivas que existen, en la que está bien visto ir autoadministrándose dosis de forma pública. Hay que ver lo que hace la habituación cultural, pero este es otro tema) porque son una trampa, ya que comienzan como algo positivo, agradable, y terminan con un gravísimo problema de salud para la persona y su entorno. Paradójicamente estos “placeres” que tratan de “vivir la vida” pueden traer la muerte de forma prematura.

Aparte de los placeres físicos, que son efímeros, pues duran mientras son administrados, desde la psicología científica se presentan como muy potentes los placeres derivados de la actividad mental, como fuente inagotable de estados físicos, psicológicos, y afectivos positivos. Algunos instrumentos para conseguirlo pueden ser la meditación, la visualización creativa, la inteligencia emocional, la creación de metas y objetivos, la planificación, y la puesta en marcha de conductas dirigidas a su consecución, hasta que la propia conducta se convierte en sí misma en fuente placentera (el concepto de “fluir” del psicólogo Mihalyi Csikszentmihalyi).

Pero como el día a día nos vuelve a meter en la corriente principal de forma inconsciente y nos hace funcionar con el “piloto automático” (no conscientes), hay que encontrar la manera de hacernos conscientes. Una de ellas es leer muchos libros, o asistir a conferencias y seminarios de personas que nos lo recuerden, pero como ir a este tipo de eventos de forma regular y sistemática puede resultar costoso para nuestro bolsillo, yo he encontrado una manera muy económica (es gratis), aunque a primera vista pueda resultar un poco dura. Consiste en dar un paseo (una vez al mes por lo menos) por los pasillos del cementerio que tengamos más cercano, y nos fijemos en las inscripciones de las lápidas donde pone la edad del fallecido. Se nos pondrán los pelos como escarpias, cuando leamos “falleció a los 35 años” o a los 40, 45, 50 o 60 años, o muchos menos. Tratemos de reflexionar entonces, qué hacemos en nuestro día a día, ¿caminamos en círculo? ¿estamos en el mismo lugar que hace 30 años? ¿trabajamos para vivir o vivimos para trabajar? ¿tenemos una cuenta bancaria rica y una vida pobre? ¿nos realiza como persona lo que hacemos? ¿A dónde queremos ir? ¿La formación intelectual me puede cambiar la vida? ¿Tenemos algún deseo que cumplir? ¿quiero aportar algo más a la sociedad que solo trabajar y consumir?. Que cada cual añada sus propias preguntas.

Hasta pronto!

3 comentarios en “No somos nadie.

  • Grande, pero el tabaco no es una droga, es una droga arrojadiza. Normalmente, los drogadictos se dañan a si mismos (y a la familia, círculo íntimo, etc. además de lo que puedan hacer para conseguir dinero para droga como robos, etc.), pero en el caso del tabaco no sólo se dañan a sí mismos sino también a los que les rodean aunque no sean familia ni del círculo de confianza. Por cierto, otra droga socialmente mucho más aceptada aún e incluso culturalmente fomentada es el alcohol. Bueno, últimamente estoy susceptible con estos temas y ya no sé lo que quería decir, el post genial as always y A TOOOOOOOOOOPE SIN DROGAS.

  • Felicidades Juan Pedro por el post, muy bueno como todos. Me parece genial la idea de pasear por el cementerío, a mi me gusta hacerlo también, aunque reconozco que no lo hago a propósito, si no solo cuando alguna desafortunada ciscunstancia me lleva a él. Pero tomo nota.

  • Enhorabuena. Quizá sea la edad pero mencionas reflexiones que tengo muy presentes en los últimos 6 meses. El mayor placer que he encontrado es saciar la curiosidad, no dar nada por sentado y ver las cosas con perspectiva. Funciona, la mayoría de las respuestas decepcionan, porque la respuesta no se corresponde con el idilico mundo que normalmente tenemos en la cabeza, pero en conjunto proporcionan una gran satisfacción. ¿Sabías que la medicina ha empezado a ser efectiva en los últimos 60 años? ¿Que antes casi mataba más rápido que curaba? ¿Que la polución de los coches mata más personas al año que los accidentes de tráfico? ¿Dónde van a parar los desagües de Madrid? ¿Por qué los advinadores se pueden anunciar en la televisión? ¿Tú también crees que tu fracaso es culpa de las circunstancias y el éxito de los demás cuestión de suerte? ¿sabías que los periódicos son empresas que venden publicidad y no información? ¿sabías que el año pasado hubo más víctimas de suicidio en España que víctimas de accidentes de tráfico? ¿Por qué no dan esas estadísticas los lunes? ¿Qué fue de la gripe A? ¿Conoces a los Chicago Boys? Pues han determinado la política económica en los últimos 40 años. Las preguntas son infinitas y las respuestas son apasionantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *